Sofía

Sofía

La conquista fue ardua. Ella no quería nada conmigo. Yo era gordo y ella flaca. Yo era viejo y ella joven. Yo era feo y ella hermosa. Yo era tonto y ella inteligente. Además era la hija de mi amiga. Todos los dados estaban cambiados. Mi derrota sería inapelable. Sin duda. Pero pensaba que si la llevara a la cama las cosas cambiarían. Antes había pasado. Ahora se trataba de llevarla (a la cama). Y al final lo logré. Lo llevé a la cama. Y una vez allí, en lo mejor del coito, me dijo. "tengo hambre". Me levanté y me fui a un lenocinio en donde me acosté con Sofía, que casi al final del éxtasis me dijo: "tengo hambre". Después volví con ella, la hija de mi amiga , ya de madrugada. Me dijo: "seguro que fuiste a ver a Sofía y que al final del coito te dijo que tenía hambre?" No entiendo le dije, cómo sabes eso. Me respondió que todas ellas se llamaban Sofía. Que hay una única y absoluta mujer y que por los siglos de los siglos todas se llamarían Sofía. Después de aquello vivo más tranquilo sabiendo que todas; las tres mil millones de mujeres del planeta en determinado momento, en casi todos los momentos se llamarán Sofía, y que en lo mejor del coito te dirán: "tengo hambre".

5 comentarios:

Anónimo dijo...
16:38
 

una vez una mina, en pleno coito, me dijo; "me estoy desvaneciendo"

hay de mujeres mentirosas
anonimo

y las honestas...
pues
a ellas les da hambre

hambre de qué?dze

juanita dijo...
09:49
 

uy uy uy uy ¡¡mi gremio es terrible...seguro hambre de mas y mas y mas ...porque el gremio masculino es medio apuron..(algunos) se van rapido de todo y seguro las sofias nos quedamos con ganas de mas y mas y mas...comprendes frenetico,?posible tu apuron...que no mantiene un ritual suave de caricias y.....

el Andante dijo...
12:11
 

ayer hicimos el amor con mi pareja ambos disfrutamos mucho para que les cuento los detalles todos lo pueden imaginar,luego de de haber terminado de hacer el amor,y combersar algunas cosas recostados en la cama, ella me dijo sabes tengo hambre?? la mire a los ojos le hice una sonrrisa y le dije yo tambien,nos reimos al unisono me puse la ropa y baje los cuatro pisos del edificio para comprar dos kebab,volvi a casa con los dos kebaba calentitos y muy ricos los comimos y luego hicimos el amor nuevamente.