Hace mucho tiempo que no sé nada de Milena

Hace mucho tiempo que no sé nada de Milena

Hace mucho tiempo que no sé nada de Milena. La última vez que la vi me dijo que estaba saliendo con un tipo de apellido Kafka. Quién mierda es Kafka, le pregunté. Me dijo que era un tipo que trabajaba en una oficina y que escribía. Que estaba locamente enamorado de ella. No lo podía creer. No podía creer que alguien en el mundo pudiese estar enamorado de Milena. Una atorranta de aquellas. Seguramente ese tipo Kafka, era un idiota bueno para nada. Lo mismo que Milena.

7 comentarios:

Justo ayer se me ocurrió construir una escultura de Kafka. Un busto, o sea la cabeza.
Es cuestión de ponerse a hacerlo y después hacer otra cosa, o no.

El Chileno me enseñó a amar a Kafka. En los primeros tiempos, los de la delicuencia y el vino.

Sincronía querido Yoel. Cuando parece que ya se ha ido. Vuelve. Una y otra vez vuelve. Y no se va a ir nunca.

Creo que sobre tu entrada de la generación del 90 "karaoke"

quizás tengas mucha razón
pero voy a salir con la opinión del amarillista prefiero unos hijitos de papa ( te aseguro que yo tengo papa, pero no soy un hijito)a que no halla poesía en chile, yo e participado en dos talleres de dos de tus criticados y me han enseñado harto
Aunque claro los buenos escritores son mirados atrasadamente eso suele suceder, creo que deberías acercarte mas a la web y ver a los mas jóvenes hay varios interesantes entre ellos, claro que con tu experimentado juicio podrás descubrirlos tu mismo se despide

Emersson pérez

robin dijo...
13:22
 

Efectivamente HUg, la juventud es cosa del pasado. La globalización no atempera adulteces ni juvencias. Clírotis y penes buscan su abrigo. Como cuando cimplí mis treinta años y el Gitano Señorón, en Arequipa, sin apuntarme pero con el revólver cargado y empuñado, me dijo: "Deja lugar a los jovenes ¡man!". Efectivamente yo había traspasado la barrera de los 30 y estaba abusando de mis coetáneos. Peor que tirar los espermatozoides por el inodoro, intenté erigirme en conductor de sus evoluciones; divino maragato de la putísima Trinidad. Y ahora, simplemente, el viejo volcán (don Juvencio) es familia.

sí, quien mierda es Kafka?

¿Y Milena?