El vino y los otros Mundos

El vino y los otros Mundos

Escrito por Robin



Laura, la madre de Lola, me acaba de recriminar, que baje la panza, que el colesterol, que el ácido úrico, que abandone la cotidianidad de las cenas con vino con el vecino viudo de 80 años. Que en vez de tomar vino, vaya con Lola a tomar lecciones de piano con el vecino viudo de 80 años.
La situación se presta a que mate al vecino viudo de 80 años y brinde por la libertad de su alma que partirá como un cohete instántaneo a la Luna.
En el París de cuando Julio Verne era un niño de pecho, los yogis usaban la catalepsia para los viajes interplanetarios. Se provocaban la muerte inducida para aprovechar la potencia del terrible pedo consecuente y arribar por ejemplo a Marte, en donde se materializaban y practicaban la contemplación.
Siempre la muerte fue el viático más energético y hoy día, la ciencia ha comprobado que el alma de los turistas les sale por el culo. El problema es que cuando esto sucede copetines mediante, los culos generalmente apuntan hacia abajo, no hacia arriba. Entonces ocurre lo que Verne pinta metafóricamente en su "Viaje al centro de la tierra" y como en su ocasión, lo cantara Pat Boone.


comentarios:

Marga dijo...
17:38
 

Merced a un pedo largo, hace cuestión de 20 años, vi morir ante mis ojos a un actor ecuatoriano. Un actor especializado en teatro brechtiano. Cuando le sobrevino no pudo contenerlo y la duración del pedo fue de aproximadamente 2 días, y cuando el pedo se apagó, el actor murió.