yoel novoa

yoel novoa


Cuando un hombre muestra a los demás su corazón -sobre todo si un gato loco le mordisquea la nuca-, no debe comenzar por sajarse el pecho y extraer vanidosamente el palpitante órgano motor (tan brillantemente sangriento y personalizado entonces en sí mismo), no Mandrake... no. Eso es peligroso, nunca faltará algún limeño perteneciente al jet set internacional que aproveche la circunstancial palpitación para ejecutar un anticucho fresco al palito virginal. Aunque lo más probable sea que grupo humano de cualquier lugar del mundo, que esté presente ante la ostentación del simbólico músculo ("Aquí tenéis hermanos. Esta es mi verdad"), se lo engulla mediante el guiso beatífico.
O sea, la verdad íntima arrancacorazones, no siempre es recibida como intenta el carozo impulsivo de la acción.
Aquel que quiera mostrar a los demás la colectiva realidad infernal, celestial, o simplemente (culpablemente) pasatiempista de cualquier entorno social humano, desde una flexión ancestral, deberá abrirse el agujero del culo, forceps mediante, para mostrar kilómetros de oscuridad y misterio intestinal desprevenido espontáneo que se encuentre ante el ojete abierto,que si decide adentrarse en las profundidades de la propiedad privada abierta al público, lo más probable sea que no vuelva a ver la luz del mundo, como sabemos que ha sucedido con aquellos exploradores europeos que a principios del siglo 20 se perdieron cuando se introdujeron en los culos abiertos que encontraron reposando en las lomas de Machu Pichu.
La apertura del orto como camino de Verdad, se presta a ser acompañada por versículos de Lovecraft, o cualquier texto pertinente que trabe las acciones de los alocados arquitectos que aprovecharán la magnificiencia abierta de la inusitada estrella marina que parecerá querer hablar, para tramar subterráneos y conexiones los cortocircuitos de la médula espinal que rebotan en planetas cercanos y lejanos, y que para ello, cual enema tipo Niágara o Iguazú, volcarán por la contenida apertura, toneladas de materiales automotrices y personal humano y mascótico especializado; materia grande que de una forma u otra será regurgitada en forma de mierda.
Pero siempre estaremos ante la Tergiversación de la Verdad. Así, bajo el reflejo solar o lunático, todo mesías que se abre de flancos, ignora la verdad que demuestra, y esa es su vanguardia.



Pero siempre estaremos ante la Tergiversación de la Verdad. Así, bajo el reflejo solar o lunático, todo mesías que se abre de flancos, ignora la verdad que demuestra, y esa es su vanguardia.

Comprensión del carozo

La dualidad tiene cara de cabra que está por afeitarse. El día y la noche, el sol y la luna, con sus luces épocas permiten la deshora del malvado vendedor de aceitunas que se convierte en beatífico destripador de seres humanos, cuando no de inquietas mascotas que menean sus colas con desparpajo. La efímera creatividad es cosa de hecatombe así como de acompasada respiración que dignifica la sagrada cotidianidad de las percepciones.
El hombre y la bestia es un acto teatral que sucede entre los demás, a veces con palabras y a veces a balazos, pero siempre con captación y entendimiento. Es mientras tanto que se acaricia el culo humano con la pluma del pavo real, para que la Cosa parezca imperturbable y en orden.

4 comentarios:

n dijo...
13:26
 

tremendo

magistral, el cierre

saludos hugo!






n.

Grande el amigo Yoel del barrio de Flores.

Saludos poeta n.


hugo

la verdad juega a ocultarse... se hace la escurridiza como perrita que guarda certezas entre sus carnes... las fondea en ese olor

hugo
soy el jaime que estuvo en tu casa ayer con cesar. soy el jaime capon, que apreció en tu casa motivado por las historias que conto goyo, nata o centu alguna vez en punta anreas acerca de ti, sobre todo historias del manos. fue un gusto informarte acerca de lo que pasaba aquí en puerto natales.
nosotros recorrimos la ciudad y uno de los puntos donde creimos necesario parar fue en tu casa.almacén.


solo quiero pedirte una cosa: que nos informes peridicamente el costo de un kilogramo de pan.

eso no más sería y saludos a huguito