Fue allí donde conocí a Walter Rauff

Fue allí donde conocí a Walter Rauff


Un día llegó mi madre biológica de Argentina en esas visitas esporádicas que solía hacer. Tenía yo entonces 15 años cuando esto sucedió. Llegó esta señora -que dios lo tenga en su santo Comodoro Rivadavia- y decidió que me iría interno a un colegio de curas salesianos en Tierra del Fuego. Me cambió la vida. En aquella época e indocumentado profesaba la fe evangélica. Me convirtió en católico. Con todo el horizonte a mi disposición me vi inmerso en un ambiente corrosivo de claustro, rezo y vigilia permanente. Fue allí donde conocí a Walter Rauff. Era un benefactor de la escuela Las Mercedes en Porvenir. Aquel día nos hicieron formar en el patio del colegio. El cura Servidey nos dijo que llegaría un hombre bueno, un benefactor del colegio. Que cantaríamos una canción en su honor y que tendríamos la ocasión de estrechar su mano. Y así fue. Era un tipo bajito, sonriente y enérgico. Cantamos una canción que ahora no recuerdo. Luego le estrechamos la mano. Una linda velada. Años después me enteré que había sido un criminal de guerra nazi. Que había nacido el 19 de junio de 1906 en Köthen, Alemania. Que fue oficial del régimen Nacional Socialista. Jefe del departamento técnico de las SS en 1942 y creador del sistema de exterminio con camiones de gas. Responsable de la muerte de medio millón de personas en Auschwitz. Cuando lo conocí y le di la mano era un tipo bajito, sonriente y enérgico. Murió el 14 de mayo de 1984 debido a un ataque cardiaco. De mi madre hace años que no sé nada.

10 comentarios:

Benjamin dijo...
10:12
 

Es bien sabido que durante el gobierno de la Unidad Popular, Simón Wiesenthal pidió oficialmente en varias ocasiones a Allende la entrega de Walter Rauff para ser juzgado por crímenes contra la humanidad, sabiendo perfectamente que estaba avecindado en Chile en esa época, y que Allende se negó una y otra vez, sin dar razones de peso. Allende protegió descaradamente a este genocida nazi a sabiendas de sus antecedentes, como queda muy bien expuesto en los libros de Victor Farías sobre los nazis en Chile y sobre Allende.
Nazis y socialistas son copmo hermanos gemelos peleados a muerte, pero hechos de la misma fibra maligna.

Benjamón dijo...
14:45
 

Otra vez el fascista que dicta cátedra.

¡ármate un blog pa visitarlo, gil!

Los comienzos de la segunda mundial se píerden en disimulados orígenes, y su término es falacia.
En medio y alrededor, millones de comentaristas disertan cuescos y trompetines.
Yo nací en medio desa guerra. Supongo que aquel periodismo y sus fotos se acercaban a la realidad, o ¿era como esas imágenes de 1969 de cuando "el hombre llegó a la luna"?.
Vera Miranda... ¿es un poeta vivo? ¿las mortadelas que pasan por sus manos, son reales?
Cada vez entiendo menos y eso me desliga de las responsabilidades penales y civiles...

González O Donnell fue el primer periodista en entrevistar a Pinochet ahí nomás sobre el golpe (por lo menos fue lo que me dijo él). Obtener la entrevista fue un trabajo de inteligencia. "El argentino González llegó a Santiago a curtir putas". Así arribó Luis bancado por una revista mejicana y me contó que por lo menos tres veces al día le revisaban la habitación del hotel cada vez que salía, dándose cuenta dello por un pelito que dejaba pegado a un cajón, etc.
Parece que entre las requisas y las putas, Luis consiguió la buscada entrevista y yo la ví publicada en Méjico. Recuerdo las fotos de Pinochet: un abuelo tierno abrazando a sus nietitos. El texto lo leí de rápido (demasiadas páginas impresas) y lo olvidé. Recuerdo lo que me contaba Luis mientras nos alcoholizábamos: "Pinochet me dijo que usó solamente el 20 % de la fuerza militar que tenía preparada". Los milicos chilenos son una preciosura, te dicen "caballero por favor un paso atrás" y te meten un balazo entre ceja y ceja ¡una belleza!". Se admiraba jocosamente sin hacer ninguna referencia directa a la fama nazi histórica del ejercito chileno. Me contó de todo, pero siempre el alcohol nos mandaba a la mierda.
A Luis le pagaron un montón de guita por aquel reportaje y el hijoeputa era un muy buen periodista, criado como jefe de redacción de Timerman en Buenos Aires. Su nota mostraba un Pinochet familiero y bonachón, todo lo contrario a las severas imágenes que se difundían de los militares chilenos, por el mundo; efecto muy festejado por Luis.
La experiencia debió haber sido medianamente importante para mi amigo (lo conocí por Centroamérica y después nos reencontramos en California y en Méjico donde sucedía esto), pues aparte de la entrevista, de Chile se trajo una chilena y la arrastraba con él entre sus alcoholes y periodismos mejicanos. Hasta que la dejó por ahí.
Nunca más supe de Luis. Lo calculo muerto aunque quedamos de reeencontrarnos... Lo que si me quedó en la memoria fue la imagen que él fotografió de Pinochet, que seguramente no ha de ser cómo la recuerdo.

Benjamín dijo...
08:36
 

Perdón, ¿dije alguna mentira en mi comentario?

pata negra dijo...
13:11
 

No, Benjamón. Nada está en dudA.
Te pediría, eso si, un número de cuenta de caja de ahorros, o de crédito, donde se te pueda depositar en euros.

pata negra dijo...
08:02
 

Benja... ¿?
Pon seudo o url, que tu ordenador sale en el mio con todos tus datos. Pero... Macho, me falta tu número de cuenta corriente.
Vamos chico, no te demores que te estamos espèrando.

ben cabeza de queso dijo...
12:50
 

Bueno, también está la hipótesis de que Allende no finó en la moneda, sino que aterrizó en colonia dignidad en el avión que le ofreció como flete pinochet.

allí se dedicó a torturar sistemáticamente a los upelientos que más le había hinchado las pelotas con su amigazo del alma paul schaeffer.

desaparecían al 98 % de ellos. Al 2 % restante (suman 100) tuvo la visionaria visión de hacerlos circular por un paso fronterizo a argentina para que aparecieran 30 años después relativizando lo relativo.

esta hipótesis por desgracia víctor farías no la incluye en su tratado. creo que es mera pereza investigativa.

por más que hoy se somete a torturas a paul no suelta prenda del escondrijo del chicho.

sin más candentes revelaciones,

ben

Felipe dijo...
01:42
 

Señores, en especial a "Benjamin", lo que él señala si bien en parte es cierto, es necesario aclararlo, Walther Rauff, escapó de Alemania, para llegar finalmente a Chile, en donde se intentó extraditar en 1962, por petición del gobierno alemán (federal), y que le encomendó la tarea al destacado penalista nacional Eduardo Novoa, quien presentó argumentos de alta calidad profesional para lograr la extradición. La extradición es un proceso que se lleva a cabo a nivel de Corte Suprema, resolviendo el Presidente del maximo tribunal y teniendo por segunda instancia a la misma corte actuando en pleno. En resumen el Presidente de la corte de ese entonces, Rafael Fontecilla, en una sentencia alabada por los catedráticos alemanes en la que demostró un alto nivel de conocimientos y la aplicación de la tecnica juridica puesta al servicio de la justicia, ordenó la extradición de Rauff en 1963.
Lamentablemente como suele suceder, los egos personales de los demas ministros, la division del maximo tribunal y su auto limitado rol de meros aplicadores legales, hizo que la corte en pleno, en segunda instancia revocara la sentencia del ministro Fontecilla, aplicando el Codigo de Bustamante, tratado del Derecho Internacional, aplicable solo a Estados que lo han ratificado (latinoamericanos), y no al Estado Alemán. Explicados los sucesos, queda en evidencia, que sin importar quien haya sido presidente de la republica, ante la peticion de extradicion, la primera magistratura nacional nada tiene que hacer ante las decisiones de otro poder del estado como lo son los Tribunales de Justicia. No depende de la voluntad de un Presidente el extraditar o no a un sujeto. Lamentablemente el fallo que dejó impune ha este genocida fue dictado, y con mayor pesar hay que decir que fue un Tribunal chileno, su máxima Corte.
Con esto quiero dejar en claro que comentarios sin conocimientos no tienen ningun asidero. Lo de Allende, un mal entendido o mito urbano.

Felipe
Estudiante de Derecho

Anónimo dijo...
19:06
 

como siempre los humanoides comunistas deliran contra los patrióticos nazis, si pinochet hubiera sido uno de ellos como habría cambiado chile

Anónimo dijo...
11:24
 

Terrible y magnífico al mismo tiempo