El inglés de Manchester

El inglés de Manchester


E

ran las tres de la mañana. Estaba en el Bar Ruperto. El dueño un inglés de Manchester. Sabía dos cosas del dueño. Que era inglés y que era de Manchester. Pero no voy a hablar del dueño del Ruperto. Estaba allí. Tomaba tequila. Estaba solo y pensaba por enésima vez la posibilidad de cambiar de aire. De abandonar el pueblo y marcharme como mercenario a cualquier lugar. Cuanto más inhóspito mejor. Estaba allí cuando apareció Daniel. Vino directamente a mi mesa. Quiso decirme algo pero inmediatamente se quedó dormido. Sobre la mesa. Borracho. Definitivamente. Levantaba la cabeza, me miraba, sonreía y luego dejaba caer la cabeza sobre la mesa. No podía hablar. Estuvo así un buen tiempo. El inglés que era de Manchester, vino y me dijo: Por favour, si es amigou suyo llévelo a casa. Déjelo que yo me encargo, le contesté. Pedí un nuevo tequila y me fumé un nuevo cigarrillo. Tranquilo. De vez en cuando Daniel, levantaba la cabeza, me miraba, sonreía tontamente y luego caía de nuevo en el sopor. Cuando acabé con el cuarto tequila, le pedí al inglés que me ayudara con el bulto. Con Daniel. Lo metimos a mi auto y lo lleve a casa. A su casa. Es difícil meter en un auto un saco de plomo. Sacarlo de allí, es más que plomo. Pero ya lo tenía frente a la puerta. Frente a la puerta de su casa. Le trajiné los bolsillos y di con un manojo de llaves. Uno de ellas correspondía a su puerta. Como pude logré entrar con él. Lo llevé a su dormitorio. Su mujer dormía profundamente. Desvestí a Daniel y pude meterlo en cama. Inmediatamente comenzó a roncar. Me senté a su lado y lo tapé con cierto cariño maternal. Algo desconocido en mí. A veces no soy tan rudo como parezco o intento ser. Luego me cambié de posición. Me fui por el lado donde se encontraba su mujer. Acaricié su frente y su pelo. Acababa de hacer una buena acción. Estaba agotado por el esfuerzo. Tomé de un jugo de naranjas que había en la mesita de luz. Me marchaba. Tapé también a la mujer de mi amigo. Se volteó y puso sus dos manos sobre su mejilla derecha. Le acaricié la mejilla izquierda. Pasé mis dedos sobre sus labios. Luego le acaricié los senos. Su respiración entrecortada. Tomó mis manos y las bajó sobre su entrepierna. Lugar cálido y húmedo. Abrió las piernas. La seguí acariciando. Siempre ella con los ojos cerrados. Como dormida sin dormir. Mi polla a punto de estallar. Me dice: Lleva a tu amigo a la otra cama. Sentí cierto fastidio. Pensé en una larga jornada de trabajo.


19 comentarios:

Alberto dijo...
04:14
 

Tienes una asombrosa imaginación. A menos que sea cierto y te ocurran realmente cosas así. Ese pueblo en el que vives está habitado por historias que se salen de la realidad. De verdad, te quedó magnífico. No daba crédito a la evolución del cuento y menos todavía al final. Me quedé pasmado y muerto de la risa. Felicidades.

Se sabe donde empieza, no donde se termina. Rompre con lo cíclico. I like it.

Haz el bien sin saber a quién.

Condesa sangrienta dijo...
19:14
 

Y de nuevo la condesa sangrienta viene aquí a joder y a preguntar: Hugo, cariño, ¿y mi comentarío anterior por qué no salió publicado?
Te quiero, amor, y además de unas largas mangas de terciopelo y encaje, te dedico -tú ya sabes- esa nuestra canción de Marco Antonio Solís. Fíjate que nadie más que nosotros la conece.
Sí, haz el bien sin saber a quien.
Magnífico posto señor Vera Miranda.

La mante de Robin dijo...
19:32
 

Venga Hugo, ¿donde estás? Te llamé hartas veces. Encontré un buen libro del Roberto Arlt. Sé que te gusta. ¿Qué pasa? ¿Te comió algún gato del segundo piso?

Yoel Novoa dijo...
19:48
 

¿Comeuche a lingua o gato? Hay casos auténticos y documentados en que un chando come a un bebé. A veces le come sólo las orejas, otras veces le come orejas y genitales, es decir: lo más blandito. Igual que los peces se comen los ojos de los ahogados. Son cosas que ocurren, y posiblemente a nuestro Hugo alguien le comiese algo. Pero incluso muerto Hugo Vera Miranda no dejaría de responder a una lectura inédita de Roberto Arlt.
Querido amigo, creo que deberías decir algo a la amante de Robin. ¡¡¡¡O nos secuestra a todos!!!!

Apareció un yoelnovoa apócrifo.
Curioso.
Se nota que digo tantas boludeces que alguien se esmera en redibujar el personaje.
Supongo quel apócrifo viene del "Consultorio" pues el comentarismo acumulado predispone a ello, a tratar de convertir la virtualidad en materia, la mierda en oro, el oro en mierda, etc.
Respecto a tu post, yo hubiera contado una culeada a Daniel, no a la esposa de Daniel. La literatura del acarreo lleva a ello. Como diría Jitrik "sería hipócritamente interesante".
Un abrazo.

Condesa sangrienta dijo...
18:01
 

Querido Yoel, tú hiciste lo mismo en el Consultorio con la Condesa Sangrienta. No sé por que, pero tengo la absoluta seguridad de que tú te apropias te de mi identidad. Y yo hice lo mismo contigo. Licencias en el mundo de las licencias...

Alejandra dijo...
19:40
 

My eye
begins to be obscured
dijo Joshua Reynolds
en la víspera del asalto
a la Batilla

Bah, no quiero jugar a juegos tontos. Soy Alejandra que, al mismo tiempo es la Alondra de hace un año. Quería dedicarte este poema de Sebald. Nunca respondes a mis correos, pero creo reconocerme algunas veces en tu blog. Sobre todo cuando más nervioso te pongo, sobre todo cuando te llamo por teléfono y, en lugar de oír tu voz, me sale música de ascensor y de centro médico.
Lo siento, pero no me voy a rendir. Te dejo otro poema de Sebald: hace más de veinte años que te conozco pero nunca me reconoces cuando, en las vacaciones, voy a comprar a tu almacén. Este es el poema:

Sin contar
queda la historia
de las caras
vueltas hacia otro lado

Y bueno,y mira por donde hoy me reconoces como Alejandra y eso significa que nunca más volveré a escribirte. Porque lo mejor, Hugo, y tú lo sabes, es que era yo quien estaba acostada en la cama de tu amigo y te deseé. Éramos tan jóvenes. Yo ahora vivo en Barcelona, mi ex marido está en Miami. Que lástima que no te acostases conmigo esa noche.
Que noche más hermosa. Y fíjate que hartas cosas ocurrieron con todos nosotros.
También es importante que sepas que yo, que me llamo Alejandra Silva de verdad, fui aquella loca que respondió a tu post titulado alondra hace casi un año.
Un beso grande. Barcelona es un lugar que te gustaría conocer. Cuando quieras venir, te guardamos un cuartito.

Erzsebet, esa seguridad de que yo usurpé tu seudónimo es casi el carozo de los fantasmas que se están construyendo aquí (cualquier post de Hugo, pues el consultorio parece saturarse. Recién quise meter un post y no entró ni a cañonazos.
Tu seguridad es más valiosa que la verdad. Así como que la sangre que vivifica es la de los ricos y no la de los plebeyos.

Robin dijo...
08:30
 

A mi tampoco me entró el objeto que quise introducir en el "Sentimental". La opción sería comentar en los múltiples postes a suceder. Se estaría construyendo una criatura, un "Prometeo moderno". El comentarismo se convertiría en la manifestación de huestes inmensurables, donde cada participante manifestaría sus cuitas entre las cuitas de los otros.
Hugo tendría que producir post tipo "Reloj no garcía más las horas", "Tengo una espina clavada en el pezón izquierdo", "Tirando manteca al techo", etc. O sea, provocando y recaudando.
Conocí a Hugo personalmente hace cosa de 30 años y recuerdo que solía decirme: "Chucha e tu hermana", aunque yo no tuviera hermana, pero su decir me daba ganas de tenerla.
Hoy me informan que el poeta patagónico falleció hace cosa de seis meses, que se suicidó. Descreo de eso, aunque no dejo de pensar que lo que está sucediendo en este blog sea una virtualidad programada.
Sería la situación material del "Prometeo moderno".
Los poetas suelen estrujar sus testículos para ingresar en el misterio.
Ignoro la realidad de este chileno inolvidable.

detective todo riesgo dijo...
10:12
 

Ante un blog tan suspicaz y comentaristas tan inteligentes y deductivos que sentimentalmente buscan la verdad, lo menos que puedo ofrecer son mis servicios que carecen de costo monetario, pues soy fanático de la verdad.
Creo que hay que ir por partes, post por post.

Condesa sangrienta dijo...
18:21
 

Sí Yoel, la asesina en serie está convencida de que tú usurpaste su identidad. No importa, jugamos a un juego dentro de un juego. Erzsebet Bathory no te habría sometdo a la muerte por agua, por congelación, por abrazo de muñeca mecánica... Eres un hombre, estarías a salvo. Me pregunto, de todas formas me pregunto, ¿cómo es posible esa fascinación por una asesina cruel? La obra de la Pizarnik es bella, pero los actos de la condesa son una auténtica aberración. Y, si no recuerdo mal, nunca mató a un hombre. Quizás, Yoel, tú puedas corregirme.
Yo amo la obra de Alejandra. Pero yo, lo más sangriento que vi en mi vida, fue el acuchillamiento de un chancho y el ahorcamiento de un perro de caza cuando se acabó la temporada de caza.
Son cosas que una se puede preguntar mientras la luna no es más que ese trocito de uña, luna menguante en este hemisferio, que brilla en cada uno de los diez dedos de las dos manos.
Quiero ser buena, pero sé que eso me va a impedir apreciar determinada belleza.

Paloma Picasso hizo de Bathory en una película del español Klimoski. No la vi. Supongo cine naif que publicitaba: !"Para simular sangre de vírgenes, bañaron a Paloma dentro de una tina llena de sangre de cerdo".
Pizarnik se nutre del carozo de la Bathory, que es sangrienta para que la belleza no huya de ella.
Bathory no era mala, era melancólica y mal aconsejada por inmigrantes interesados (brujos y brujas). Estos son los masajistas que le indicaron el baño de sangre como cosmética rejuvenecedora. Cuando vieron que no pasaba nada y que la condesa seguía envejeciendo, le dijeron con caracter de urgencia que se bañara en sangre de vírgenes aristocráticas. Allí se pudrió todo. No recuerdo si mataron a los brujos, o escaparon. Pero la condesa fue encerrada hasta su muerte en un calabozo adonde escribió un diario.
Hoy día la condesa sería tratada como paciente bipolar.
Que es lo que nos pasa a cualquiera de nosotros.

Por lo menos conmigo. Al ir al Consultorio, la máquina queda como preñada de nada. No se si a otros les sucederá lo mismo. Queda ahí clavada y hay que apagar todo.
Será que será.
Sera lo mismo que cuando los comentarios son demasiado largos. Google dice que no pueden exceder de tantos caracteres y no publica.
Desinfecté el aparato y, lo mismo.
Siento que estoy molestando.

Robin dijo...
09:27
 

Como cualquier sorete humano, Yoel piensa que Google conspira contra él.
Desgraciado.
Apiádate de los que sufren.

Anónimo dijo...
12:11
 

Suelen pasar cosas tan curiosas y originales en el viejo Puerto que mucha gente piensa que son mentiras. Al final que es verdad y que es mentira nnunca se sabrá y al final es eso la vida ¿no?. Como cuando una vez en casa de Hugo se efectuó la cumbre de poetizas de la patagonia Chileno- Argentina o algo asi y la poetiza que se robó la noche fué una mujer de unos 70 años con un monologo de teatro (nadie daba un peso por ella)Simplemente esas cosas no deberian pasar en un pueblo sin cultura.

¿Te voy a cobrar derechos de autor? Aunque en la historia real los dos estaban borrachos.

¿Derechos de autor? Nadita de nada pinche cabrón, te lo dije, lo voy a escribir, después te dije, ya lo escribí. En todo caso pasaré a cobrarte un par de cervezas a tu local, por lo bien que te arreglé tu miserable historia. Un abrazo Esteban.