Me compré un abrigo largo

Me compré un abrigo largo

Había fracasado en casi todo. En todo. Hasta en lo más mínimo. Entonces decidí ser poeta. Me compré un abrigo largo. Una boina. Lentes. Unos zapatos raros. Puse cara de melancolía. Me convertí en poeta. Profesión: poeta. En los lugares más inverosímiles me presentaba como: poeta. Y así fue acrecentándose mi fama. Ahí va el poeta. ¡Hola poeta! Cómo le va poeta. Usted qué opina poeta. Hasta que un día conocí a un verdadero poeta. Una mierda de tipo. Entonces decidí ser sicario. Es una lástima. Pero todos mis trabajos no me conducen a ningún poeta. He matado a mujeres infieles. Hombres cornudos. Problemas de herencia. Narcos que se quedan con todo el alijo. Esposas de ministros y subsecretarios. Y un largo etcétera. Pero nunca nadie me pidió matar a un poeta. Será de Dios o del Diablo. Será -posiblemente- que nadie los quiere. Que nadie los odia. Ni siquiera vivos. Ni siquiera muertos. Yo que con tanto placer y ardor, hubiese disparado a Neruda. Degollado a Whitman. Cortado en pedacitos a Dylan Thomas. Ahora no me queda más que ir por el mundo matando gente inocente.

Ilustración de Javier Molinero.

4 comentarios:

¿cómo que no? te mataste cuando eras poeta.
me parece bastante

A Suleimán "el Magnífico", justamente lo venció un poeta. Y justamente, como bien dice Ud., en su gran relato, el poeta ¡no murió! Una vez perpetrados los asesinatos de Ibrahim (consejero, antes fiel amigo) y Mustapha (ni más ni menos que su hijo...) en sus propias manos, fue luego de éste último que se le acerca un poeta y le dice al "magnífico" (palabras más, palabras menos): "¿Acaso es ternura haber matado a alguien tan amado como Mustapha?". Allí, éste gran déspota perdió la única batalla que siquiera por orgullo le venció, la guerra de la conciencia. Contra todo pronóstico, no es asesinado el poeta. Y Suleimán vivió sus años subsiguientes en estado: larva, "si se puede decir de ésta forma -¿por qué no?-".

¡Saludos!

De vito dijo...
00:44
 

El poeta está vencido cuando no cree que es poeta

Me gusta, me gusta.