Cómo va tu novela

Cómo va tu novela

Cómo va tu novela me preguntaba mi ex mujer. Yo bien, ahí va, se está haciendo sola. Cada tarde al volver del trabajo me hacía la misma puta pregunta. Cómo va tu novela. La verdad que no escribía nada, casi nada, daba algunos golpeteos en la Royal y luego me dedicaba a no hacer nada durante el día. Miraba una porno, fumaba, daba vueltas por ahí, me tomaba una cerveza y volvía a casa media hora antes que llegase. Cómo va tu novela. ¿Me podrías mostrar un avance de lo que estás escribiendo? Eso jamás le contestaba. Quiero que seas la primera en leerla una vez terminada. No te mostraré nada antes de darla por finalizada. Lo único que te puedo decir es que está dedicada a ti. Y eso pasó durante dos años. En ese tiempo había escrito un par de páginas para el olvido. Estaba seco. No me salía nada. En verdad no era escritor. No tenía talento para escribir ni para hacer nada. Solo me dedicaba todo el tiempo en dar vueltas por ahí. Hasta que se murió de un cáncer de ovario. A una semana de su muerte estaba trabajando en una mina de carbón en Río Turbio. Estando allí conocí a Graciela abogada de cuarenta. Dejé el trabajo y vuelta a empezar con mi novela.

4 comentarios:

Anónimo dijo...
22:57
 

Odio cuando las mujeres hacen eso. También odio cuando las mujeres echan abajo tus sueños. De las segunda, me han tocado varias veces.De las primeras, casi nunca. El personaje tuvo mucha suerte (lo digo de lejos) de tener a alguien, tan cercano, interesado en un proyecto personal. Pena lo del cancer. En fin, la vida sigue. Siga con su novela, le va a quedar bien.

Anónimo dijo...
03:35
 

El puto genio!!!!!

JAJAJAJAJAJAJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA ESTO NO LO ESCRIBE ALGUIEN NORMAL

Si es que la insistencia a veces es demasiado. Textos realistas, que siempre me arrancan una sonrisa.

Felicidades por tu blog.