boris vukovic neira

boris vukovic neira




Si se sale del lecho se tiene menos peso
en la columna.

Ven conmigo a la pista del avión
y detente
con el ancla de la lluvia.
Entre gentes abordando y las grandes fugas
Es hora de meditar

no quiero un león impetuoso.
Tenemos el deber
de cambiar
todo

Agarra las olas del estrecho para reventarlas y vuela
cruza las pampas a nado león de nada y asédiate
niega la condena de llevar al estanco en una pierna
y sigue corriendo para cumplir las primaveras.

Poema A

La quimera
De aquél inocente
despojado de lo que amó.
No despertará nunca.
Se llama esperanza
o se muere.


Te mereces el escarmiento
del huerto, ingenuo
cual viento que baila
en pestes
debiste ser aventurero
y cabalgar en caracoles.

Para que soportes las armas
Y le tomes el peso
Al último soplo

Es así: espada por utopía.

No hay vida para quien ame el bien

Necesito un castillo
que no deje entrar a Leviatán
Donde mis gentes
reposen su apatía hasta expirar
pero estemos todos reunidos
porque la familia
porque la tierra
porque el cielo
estará concentrado en
mí si
me vuelvo todo.

3 comentarios:

Al menos la ilustración es buena.
Bye

Boris Vukovic Neira dijo...
22:06
 

Como autor de los poemas y en vista a la vacía crítica hecha anteriormente, por cierto muy similar a la de un "opinólogo" promedio de televisión, espero el próximo comentario sea mucho más digno que una simple ironía, que no lleva siquiera a reflexionar sobre una supuesta carencia estilística o sobre un error en la métrica o quizá un mal uso del lenguaje.
No considero tiempo perdido, el escribir este mensaje.

Anónimo dijo...
17:01
 

Sospecho sobre el primer comentario, alguna mano escondida y quizas conocida, porque desde que visito este blog, cada tanto leo ciertas opiniones que mas que hacer un aporte dejan ver una contaminante frustracion, algo asi como las alcatarillas que desembocan a orillas del Estrecho de Magallanes. Por supuesto, me parece bastante bueno el trabajo de Boris Vukovic, sobretodo si se compara a otros escritores con mas años y mucho menos sensibilidad y talento.
Disculpen que no ponga tildes, este teclado no lo tiene. Sophia.