El diario de Micaela Marulanda

El diario de Micaela Marulanda



Martes, 15 de Julio (Yo no creo en dios)

Pues bien; hace dos noches soñé que en medio de una multitud yo decía, y muy fuerte lo decía, casi gritaba:YO NO CREO EN DIOS. Y como era de prever,esperaba que una turba de gente me dijera todo tipo de cosas, sobre todo aquellas relacionadas con debacles en mi vida y en mi familia, además de recordarme la compra de un vuelo directo al infierno y todos los sufrimientos que he de vivir hacía el final de los tiempos.
Pero, puede ser que este sea el fin de los tiempos, como lo fueron todos los siglos anteriores, debemos decir claro, sin calentamiento global. Lo segundo es que en el sueño nadie se daba vueltas a gritarme nada, no había respuestas, sólo unos segundos de silencio antes de despertarme. Tengo la escondida esperanza que todos estuviesen de acuerdo conmigo o al menos respetasen mi postura. Lo cual sería un gran avance.
Después me volví a dormir y soñé que me echaban del trabajo.

mmarulanda40@gmail.com

8 comentarios:

Respeto tu postura.
Saludos

ps: Estoy leyendo Pasting It Together y llegué... por la entrevista a Fitzgerald.

En California, durante los setentas, se conseguían pasajes al Infierno en avión por 12 dólares. Era más barato que viajar en bus.
Ahora bien, soñar que te despiden del trabajo, es un ticket al paraíso (generalmente alguna isla en el mar Caribe) y ahí los pasajes superan los 1.000 dólares. Se consiguen vuelos más baratos pero se hacen en aviones averiados que no aterrizan, te sueltan sobre la isla con paracaidas baratos, y los aborígenes, a veces, te reciben con ametralladoras, otras veces con cocos y pescados fritos.

robin dijo...
10:19
 

Mi tía Eulalia ("la pastorcita")hace cosa de 30 años vive en Natales con incursiones al Pacífico profundo. Su hobby es el transporte marítimo refrigerado. En sus "memorias" habla de "témpanos candentes", "bullentes". ¿Se referirá a la conformación del novedoso hielo seco natural?.
Tengo entendido que "Memorias de Eulalia Perez Montilla" se vende en los almacenes de Natales y que su distribución llega a Puerto Mont.
Aquí en Madrid, el "diario de Micaela Marulanda" se agotó y mis talleristas no lo creen, pero no lo he leido. Solo el par de notas que transmitió doña Inmaculada.
¿Es cierto que Montilla vive en Natales como hizo creer por décadas a mi familia?
¿Inmaculada la conoce?

fernando De Gregorio dijo...
13:44
 

Marulanda y sus Memorias infalibles habita en alguna región hispano parlante, tal vez en todas.
Soy de la opinión de que no le darán el Premio Nobel, porque no fue amiga de Neruda, pero, nunca se sabe. ¿De cuántos habrá sido amigo Pablo Neftalí REyes, alias Neruda? No lo sé.¿Lorca le habrá dado una mano u otra parte del cuerpo?
Sólo Dios lo sabe, ¿Y Marulanda sabrá algo?

Anónimo dijo...
14:12
 

esta mina era corista de milodon cha cha cha

haciendo la salvedad de las posturas

n.

Aún vive Doña Eulalia Perez Montilla, actualmente está en una casa de reposo al lado del chorrillo Natales. Ella vino de Ourense en el vapor Winnipeg. Su libro de Memorias tuvo poco eco entre la crítica especializada y efectivamente se dedicó a vender hielo milenario a turistas, principalmente tibetanos. Tiene 96 años y según cuenta tiene familiares en A Coruña, Montevideo y Buenos Aires. No conozco a Micaela Marulanda y no es efectivo que sea corista de Milodón City como dice el querido lector n. Seguramente debe tratarse de una chica atiborrada de pastillas, alcohól y melancolía. Eso sí, me obliga a publicar sus cosas so pena volarme la tapa de los sesos. Más datos no tengo. Le pregunté en un correo si fue amiga de Neftalí, me respodió que ella con indios no se involucró.

hugo

n. dijo...
21:20
 

ajaja sorry
la chica se las trae






n.

Anónimo dijo...
17:39
 

En tanto, por mi lado la cosa fue así:Casi todos los días Hugo pasaba a buscar a mi tío Sergio para ir a jugar a la pelota.Yo quiero creer que iban a jugar a la pelota.Mi tío Sergio era para mí, en ese tiempo una mezcla de mi papá, mi hermano mayor, el primo que no tenía, mi mejor amigo del colegío.El se compró una moto, una Kawasaki y me llevaba en las tardes a pasear por Puerto Natales.También iban otro par de amigos a jugar a la pelota, del que me acuerdo más, es del Penchy.Entraba Hugo a la cocina de mis abuelos a esperar que mi tío buscara los chuteadores, una campera, y la pelota supongo.Sigo teniendo mis dudas sobre el asunto.Ahí estaba yo, en el sofá de mi tata, mirando tele o armando un rompezabezas.No sé si en ese tiempo, alguno de los dos reparó mucho en el otro, el era el Nano, yo, la sobrina de Checho.Era siempre primavera cuando ellos salìan a jugar a la pelota.El debe haber tenido unos 20 años y yo apenas cinco.Pero en ese tiempo ya me comía las uñas.

Un abrazo Hugo de la calle Libertad.