Dios

Dios



Cada día que pasa pienso que Dios es un ser
absolutamente superficial,
algo que en definitiva
no tiene nada que ver conmigo.
Un ser lleno de arrogancia hermética,
drogado todo el tiempo
con ojos azules fijos al infinito.
Sordo, ciego y pueril, arrogante a más no poder,
y a su vez infantil, una mierda de tipo.
No tiene conciencia clara de su obra,
de la cagada que ha hecho.
Solitario en su cumbre, viejo, tonto, sin bañarse,
balbuceando incoherencias.
Se arrastra de un lugar a otro, maldiciendo su suerte,
le tocó ser el primero y sabe que nunca se lo perdonaremos.
Aúlla por las constelaciones estelares
pidiendo clemencia, quedándose dormido,
emborrachándose. Solo. Completamente.
Pordiosero del espacio. Siempre solo,
como una puta a las siete de la mañana.

Ilustración de Javier Molinero.

19 comentarios:

Ya sé que no eres Amelie Nothomb que escribe 3 novelas al año y sólo publica una, pero eres Hugo el de la esquina naranja ¿o rosada?, allá en la Patagonia.
Y eres quien escribió este poema:

"..el partir nunca es un acto solitario;
se parte, es cierto que se parte,
pero también se queda,
se queda en la retina de los que no partieron,
en las calles tantas veces recorridas,
en la impaciente espera de los viejos afectos,
en las sigilosas estanterías de los recuerdos..."

con ese y con muchos otros poemas, deja que venga la gente y pregunte.

Beatriz

Herrou Aragón dijo...
11:42
 

Una vez delimitadas las diferencias absolutas e irreconciliables entre el dios creador y el Dios Incognoscible, se considera al dios creador del mundo como algo totalmente inferior al Dios verdadero y desconocido. Es lógico sostener que todos los mandatos, todas las leyes del dios creador del universo y del hombre, deben ser desobedecidas, porque esa no es la palabra del Dios Verdadero sino la del otro, la del impostor, inferior e inepto, del que se habla en la Biblia.

capoooo

Me equivoqué de entrada, el comentario era para la entrada anterior.

Saludos Santos Kevorkian, lo mismo para Herrou Aragón, un abrazo y un beso para ti Beatriz.

Anónimo dijo...
21:54
 

Brillante, totalmente brillante

a ESE me cuesta imaginarlo, pero no a su antagonista.
(para qué la puta verificación de la palabrita, para espantar retrasados mentales o gente odiosa y malas pulgas como yo?)

Anónimo dijo...
18:03
 

Definitivamente ese Dios q mencionas no existe, lo que si existe es el Dios verdadero, no entiendo porq tienen q irse contra él... a las finales llegaran a él y tarde será su arrepentimiento.

dios dijo...
20:31
 

Hijos e hijas, andróginos mios...¿No creéis en mí?

dios dijo...
20:41
 

¿Realmente me tomáis por un demiurgo cualquiera?

Has creado a Dios a imagen y semejanza del hombre.

Anónimo dijo...
23:46
 

Creo conocer a Hugo desde hace mucho tiempo, aunque hace años que no hablo con él, eso de poner "ojos azules" lo hace para despistar, creo que se refiere a Maradona.

FP.

Carlitos dijo...
01:29
 

creo que en verdad no conoces lo suficiente a Hugo. El dios que habla Hugo es el dios del vaticano.

Xan dijo...
20:00
 

El único dios posible se llama Hugo. Su poder de decisión es más que humano.

Anónimo dijo...
09:17
 

Coincidimos con los dioses, el mío lo bauticé "Singuita" y está a tu disposición. Un abrazo desde el Río de la Plata.
Tabaré.

Ara, discípula de Arag´ dijo...
08:50
 

El Dios de la discusión ¿Es el magallánico o el del desierto de Antofagasta? ¿el neptuniano o el solar?
El texto habla de un dios degenerado con ojos de escupitajo.
Es importante diferenciar entre sur y norte.
Dicha la palabra quisiera saber, cual es el dios en cuestión.
Gracias.

Niña Open dijo...
16:09
 

Ara, discípula de Aragón. No soy Hugo, pero puedo decirte que el autor de la Palabra, se refiere al Dios magallánico, al viejo Eolo, al que más tarde, por aguante geográfico, le dijeron "el magallánico".
A simple vista parece ser como el de Antofagasta, el de Canadá, el de Siberia... ¿no?

Ara discípula de Aragón dijo...
12:37
 

Por supuesto.
El único Dios es luz, explosión, fogonazo, inadmisible para el criterio humano y el criterio de cualquier especie viva. Sin embargo, Ese es el Dios y los hombres y las cucarachas. El responsable e incomprensible.
El otro, el del verso, el descrito por Hugo y por Chesterton, es una falacia útil a la vulgar corrupción humana, una "mentira absurda" como diría ese poeta tan querido por mi profesor, Discépolo.

Niña Open dijo...
22:23
 

Tú y los Otros, saben muy bien de qué y de quién, estamos hablando aquí!
Este post no es en vano.